¿Qué hace al gelato italiano tan especial?

Sumérgete en una experiencia de sabor única y refrescante con el gelato italiano y los sorbetes de nuestro restaurante de Plaza Real.
Gelato italiano Rossini

Hoy queremos llevarte a un viaje de sabor que te transportará directamente a las calles empedradas de Italia. Si hay un postre que cautiva a todo aquel que lo prueba, ese es el famoso Gelato Italiano. En nuestro restaurante italiano ubicado en Barcelona, no podríamos dejar de ofrecerte esta joya gastronómica que ha conquistado corazones alrededor del mundo. ¡Prepárate para disfrutar de una experiencia única y deliciosa!

Tabla de contenidos

Los orígenes del gelato italiano

El gelato italiano es más que una simple delicia congelada; es una obra de arte culinaria con una historia fascinante. Sus orígenes, de hecho, se remontan a la antigua Roma. Durante el Renacimiento, el gelato se convirtió en un manjar apreciado entre la nobleza italiana, y sus secretos de preparación eran celosamente guardados por los maestros heladeros de la época.

Pero si a alguien se le atribuye este indispensable del verano es al famoso arquitecto Bernardo Buontalenti. En el siglo XVI, el duque Cosimo I de Médici le pidió a Buontalenti organizar un imprescionante banquete en Florencia. 

El arquitecto, que era un apasionado de la gastronomía, quiso sorprender a sus invitados con una versión especial de helado que no solo se enfriaba en hielo, sino que se preparaba con técnicas más avanzadas, agregando ingredientes como la leche, huevos y frutos secos. 

Fue tal éxito que, en la actualidad, la receta de Buontalenti aún sigue siendo un tesoro para Italia. 

Bernardo Buontalenti

Hace unas semanas, os hablábamos de Catalina de Médici, quien se casó con Enrique II de Francia en 1533. Cuando Catalina se mudó a Francia, llevó consigo a sus propios chefs italianos, que no solo endulzaron la vida de la nobleza francesa con su gelato y sus profiteroles, sino que también compartieron los secretos de su arte con los chefs locales. Fue ella quien popularizó la cocina italiana, y la receta de Buontalenti, por toda Europa.

¿Qué hace al gelato tan especial?

El secreto del gelato italiano radica en su preparación artesanal y en la cuidadosa selección de ingredientes frescos y naturales. A diferencia de los helados industriales, el gelato contiene menos aire, lo que lo convierte en una opción más cremosa y densa. Además, se sirve a una temperatura ligeramente más alta que el helado convencional, lo que realza sus sabores y textura.

Elaboración artesanal

Los maestros heladeros cuidan cada etapa del proceso, desde la selección de ingredientes hasta el enfriamiento y batido de la mezcla. Esta dedicación y pasión se reflejan en la calidad final del gelato, que se percibe en su textura suave y sus sabores intensos.

Ingredientes frescos y naturales

Los maestros heladeros utilizan leche fresca, huevos de granja y frutas de temporada, procurando evitar aditivos y conservantes artificiales.

Menos aire, mayor cremosidad

A diferencia de los helados industriales, que suelen tener altos niveles de aire incorporado para aumentar su volumen, el gelato se bate a una velocidad más lenta, lo que evita la formación de cristales de hielo y lo convierte en una opción más cremosa y densa.

Temperatura ideal

El gelato italiano se sirve a una temperatura ligeramente más alta que el helado convencional. Al ser servido a una temperatura más cercana a la del paladar humano, los sabores del gelato se despliegan de manera más intensa, permitiendo que los ingredientes naturales brillen y se aprecien plenamente.

Sorbete o Helado, ¿los sabes diferenciar?

Helado italiano

Estos dos exquisitos postres, aunque comparten la característica de ser refrescantes, tienen diferencias en sus ingredientes y textura.

El gelato, por ejemplo, es elaborado principalmente a partir de leche fresca, yemas de huevo y azúcar. La leche utilizada puede variar desde leche de vaca hasta leche de cabra o búfala, y las yemas de huevo añaden una riqueza inigualable. Para su elaboración se necesita mezclarlo lentamente para reducir la incorporación de aire, lo que resulta en una textura cremosa

Sorbete

Por otro lado, el sorbete, conocido también como „sorbetto,“ se caracteriza por su frescura natural y sin lácteos. El sorbete se prepara a base de frutas frescas y agua, siendo una excelente alternativa para aquellos que buscan una opción más ligera y sin lactosa.

Las frutas se someten a un cuidadoso proceso de triturado para obtener una textura suave. El sorbete destaca por la intensidad de sabor y su capacidad para capturar la esencia de la fruta natural. 

¿Con cuál te quedas?

Ven a probar los mejores gelatos y sorbetes de Barcelona en el Restaurante Italiano Rossini.

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
WhatsApp

Últimas entradas