¿Qué es el Prosecco italiano?

Descubre el Prosecco, un vino espumoso italiano que podrás maridar con las recetas de nuestro restaurante.
Prosecco - Rossini

El Prosecco es un vino espumoso italiano que ha ganado mucha popularidad en los últimos años. Tiene sus raíces en la región de Véneto, al noreste de Italia. Se elabora principalmente con uva Glera, y se puede presentar en dos estilos: frizzante (ligeramente espumoso), y spumante  (totalmente efervescente).

En nuestro restaurante italiano, ubicado en la Plaza Real de Barcelona, podrás probar algunos de estos vinos espumosos. Descubre la magia que solo el Prosecco puede brindar, una explosión de placer en cada burbuja.

¡Brinda con nosotros por más momentos inolvidables!

Tabla de contenidos

Origen del prosecco

El Prosecco tiene sus raíces en la región de Véneto, específicamente en las zonas de Conegliano y Valdobbiadene, al norte de Italia. Elaborado desde tiempos antiguos, su principal variedad de uva utilizada en su producción es la Glera.

Las colinas ondulantes de esta región proporcionan un microclima ideal para el cultivo de esta uva, con suelos bien drenados y una altitud que contribuye a la acidez y frescura distintivas del Prosecco. El resultado es un vino que encapsula la esencia de su tierra.

La elaboración del Prosecco implica una fermentación secundaria en tanques de acero inoxidable, utilizando el método CharmatEste, contribuye a la preservación de los aromas frutales y florales característicos de la Glera, así como a la generación de las burbujas finas y persistentes.

Prosecco Elaboración

Diferencias entre el champagne, el cava y el prosecco

A menudo se compara con otros vinos espumosos, como el Champagne o el Cava, pero es importante destacar sus diferencias:

Champagne

Originario de la región de Champagne, Francia, este vino espumoso es símbolo de sofisticación. La fermentación en botella, conocida como "méthode champenoise", le confiere sus burbujas finas y persistentes. Los suelos calcáreos de la región, y las uvas Chardonnay, Pinot Noir y Pinot Meunier le aportan notas que van desde frutas frescas hasta toques tostados.

Prosecco

El Prosecco destaca por su estilo fresco y desenfadado. Producido principalmente con la uva Glera, el método Charmat, que implica la fermentación secundaria en tanques de acero inoxidable, aporta una efervescencia distintiva. Con notas frutales que oscilan entre manzana, pera y melocotón.

Cava

Proveniente de Cataluña, el Cava refleja la diversidad de su tierra y la pasión por la vida mediterránea. El método tradicional se emplea aquí también, igual que en el champagne, utilizando principalmente las variedades de uva Macabeo, Parellada y Xarel·lo. Con una acidez refrescante y sabores que van desde cítricos hasta almendras.

El maridaje ideal

El Prosecco, en su expresión sensorial, se distingue por su carácter fresco, con notas frutales que varían desde manzana verde y pera hasta cítricos sutiles. Su perfil seco o semiseco, junto con una acidez equilibrada, lo convierte en una opción versátil que puede apreciarse tanto por sí solo como maridado con una variedad de recetas.

Es un compañero ideal para antipasti, como bruschettas o carpaccio. Además, su versatilidad permite que armonice con mariscos y pescados, realzando sus sabores sin abrumar. Los platos de pasta, especialmente aquellos con salsas más ligeras, se benefician de la chispeante acidez del Prosecco.

¡Y no olvidemos los postres! Un Prosecco semiseco puede equilibrar perfectamente la dulzura de un tiramisú o una panna cotta. 

¡Reserva ya!

Estamos en la Plaza Real de Barcelona.

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
WhatsApp

Últimas entradas